Archive for febrero, 2012

¿Tu perro muerde? ¡Átalo!

Estas imágenes son para recordar que tenemos tener control de nuestros perros. Necesitan correr, jugar, relacionarse con los otros perros. Para eso es fundamental el periodo de sociabilización cuando son cachorros.
Desgraciadamente, algunos cachorros no reciben la educación necesaria, o son más difíciles de educar y se relacionan mal con los demás. Si, además, son grandes y no tenemos control sobre ellos, es nuestra responsabilidad no poner en riesgo la seguridad de los otros perros. Se trata de que jueguen y disfruten, no que se peleen.
Esas peleas, juegos inocentes en principio, pueden convertirse en la forma de jugar de los perros si no redirigimos esas conductas.
Esta vez ha sido un incidente sin consecuencias, pero podría haber sido mucho peor.
La clave es el control. Si no lo controlas, no lo sueltes.

Anuncios

20 febrero 2012 at 1:49 Deja un comentario

Machos criptórquidos: esterilización obligada

Hablamos de un animal criptórquido cuando tiene uno o los dos testículos alojados fuera de su ubicación natural, el escroto, esa bolsa cuya función es mantenerlos con una temperatura más baja que la corporal. Es un defecto típico de perros de razas mini o medianos, muy raro en perros de gran tamaño.
Cuando los testículos están en la región inguinal o dentro del abdomen, el animal corre varios riesgos:
-sufrir una torsión testicular, que acabará produciendo un abdomen agudo con la consiguiente cirugía de urgencia.
-que con el tiempo se desarrolle un tumor en el/los testículo/s abdominal/es.

Por ello, en los machos que son criptórquidos recomendamos la orquiectomía, esto es, la esterilización o castración. Y se insta a extirpar ambos testículos para evitar que ese defecto sea heredable. Si extirpáramos el testículo ectópico y mantuviéramos el que está en su lugar correcto (es lo más frecuente, un testículo en el escroto y otro abdominal o inguinal), el macho fecundaría sin problema y podría transmitir ese defecto a sus descendientes.
¿Cuándo se debe realizar la cirugía?
Lo normal es que el cachorro, con 2 meses de edad, ya tenga sus testículos en el escroto. En ciertos casos éstos tardan algo más en bajar pero, a los 4-5 meses, si no están escrotales, es improbable que desciendan. Con 6-7 meses se puede realizar la cirugía, bajo anestesia general, claro, previo electrocardiograma y análisis prequirúrgicos.
El postoperatorio dura una semana y el animal puede hacer vida normal.
¿Dudas?

14 febrero 2012 at 21:13 12 comentarios

PARASITOS INTESTINALES


Son seres vivos que necesitan a otro para desarrollar sus funciones vitales; y los intestinales tienen como localización en su fase adulta el aparato digestivo, en donde se anclan succionando sangre y adquiriendo nutrientes.
Sus fases larvarias pueden migrar vía sanguínea o linfática a hígado, riñón, corazón, pulmones… Pueden ser de ciclo directo o indirecto (necesitan 2 o más hospedadores para realizar su ciclo vital)
Los parásitos producen en el digestivo todo tipo de patologías de tipo inflamatorio, inmunológicos, disfunciones y alteraciones en la absorción. El grado de afectación depende en gran medida de la carga patológica de la parasitosis, y de la edad y el estado de defensas del animal afectado.

Fisiopatología y Patogenia
Los causantes son muy variados y aunque ciertos síntomas pueden ser para todos iguales, también los hay específicos del parásito o de la familia. Los vamos a agrupar en:
– Nematodos: Ascaris y Trichuris
– Cestodos: Tenias (Diphilidium, Equinococus)
– Giardias
– Protozoos: Coccidios, Sarcocistis, Toxoplasmas
Las vías de transmisión son fundamentalmente tres:
– la vía materna – uterina (placentaria) o por la leche
– la vía externa a través de la ingestión de agua o alimentos contaminados por heces infectadas.
– la ingestión de un huésped intermediario (p.ej. pulga)

Los animales jóvenes y los inmunodeprimidos suelen cursar con una clínica de mayor gravedad; incluso en éstos animales se pueden dar parasitosis mixtas (de más de un tipo de parásito). Hay zonas geográficas donde hay parásitos endémicos y lo tendremos que tener presente estadísticamente en nuestras consultas. También es importante tener en cuenta que a veces la masificación de animales de compañía, por ejemplo en criaderos, hace que se favorezca la presentación de las parasitosis. Otras veces son las condiciones ambientales las que favorecen a los parásitos o sus hospedadores intermedios.

Sintomatología
Puede haber animales parasitados que no presenten sintomatología clínica pero son diseminadores de la parasitosis.
Los síntomas más frecuentes son de origen digestivo:
– diarreas de intestino delgado copiosas y liquidas con pérdidas de peso, anorexia y a veces incluso vómitos.
– diarreas de intestino grueso con moco, sangre fresca, tenesmo, borborigmos…
En cachorros muy parasitados es muy típica la “barriga de barril”. El animal está timpanizado y a la vez delgado. En ocasiones hay un olor pútrido de boca (olor a ajo) y de heces.
Los anquilostomas pueden producir anemias ferropénicas que pueden llevar a la muerte a los cachorros.
En parasitosis importantes de toxocara y strongyloides, dadas sus fases migratorias, puede producirse sintomatología de neumonías, toses, disneas… También se pueden dar cuadros de alteraciones nerviosas que cursan con ataques epileptiformes, convulsiones…

En cachorros todos éstos fenómenos son mucho más graves. En las grandes infestaciones de las madres gestantes puede llegar a producirse la muerte de éstos antes del parto. No debemos olvidar que las diarreas, anorexias y alteraciones de la absorción conllevan a una disminución del crecimiento, pelo sin brillo, alteraciones del metabolismo calcio/fósforo que dan lugar al raquitismo…

Diagnóstico
Para la identificación de la mayor parte de los parásitos realizamos el análisis de los huevos en las heces. Un resultado negativo no siempre indica que los animales no estén parasitados, especialmente en el caso de los cestodos.
– En las parasitosis por toxocara podemos hacer el diagnóstico viendo los vermes adultos directamente en las heces.
– En los cestodos también podemos ver los proglótidos macroscópicamente.
– En el caso de los coccidios podemos identificar los ooquistes al microscopio.
– El toxoplasma se diagnostica por inmunofluorescencia indirecta en sangre.
– La identificación de las giardias es más complicada. Tenemos que partir de heces muy frescas. Podemos ver los quistes en la flotación del centrifugado con SO4Zn o los trofozoitos móviles antes de que se enquisten con yoduro de lugol al 2%. Hoy hay además una prueba de radioinmunoensayo enzimática comercial para detectar el antígeno específico de las giardias.

El diagnóstico diferencial fundamentalmente lo tenemos que hacer con los trastornos inflamatorios, bacterianos, obstructivos… tanto agudos como crónicos del aparato digestivo. También ha de hacerse con la insuficiencia pancreática exocrina y ya más raramente con fenómenos sistémicos que cursan con síntomas digestivos como el hipertiroidismo felino o el Addison canino.

Tratamiento
Lo mejor es prevenir su presencia para evitar problemas intestinales o contagios a humanos. Hacemos un planning individualizado y por escrito para cada animal. Una vez al año hacemos un examen de heces (incluido en la iguala vip de perros) para descartar su presencia.
En los gatos podemos optar por el comprimido oral tradicional o por un líquido que se administra localmente al final del cuello y de forma indolora para el animal.

Higiene
Es muy importante:
– además de tratar las parasitosis hacer tratamientos preventivos regulares dependiendo del tipo de riesgo.
– desparasitar a todos los cachorros y gatitos nuevos que se introduzcan en casa
– no dar de comer vísceras de animales muertos
– en los criaderos, pajarerías, realas… desparasitar sistemáticamente
– desparasitar a las hembras gestantes.

En casos como el Dypilidium hay que luchar contra la pulga y el piojo puesto que estos son la ruta de transmisión.

No podemos olvidar que cestodos (tenias), toxoplasma y anquilostomas son importantes zoonosis para los humanos y debemos extremar los cuidados en las poblaciones de riesgo.

11 febrero 2012 at 16:06 1 comentario

Hoy se nos fue Nala, otro día gris

Hay días en los que sentimos frustración por no poder hacer nada para salvar una vida. Nada. Hoy es uno de esos días. Hay casos imposibles, como hoy el de Nala, una gatita que nos vino hace casi 8 años con una Inmunodeficiencia, una enfermedad vírica muy contagiosa típica de los gatos que proceden de la calle. Es el primer análisis de sangre que hay que hacer para descartar esa enfermedad y la Leucemia. Para ellos, un resfriado se convierte en neumonía, una diarrea en una gastroenteritis severa, cualquier problema de salud se multiplica y complica.
Pero Nala superó mil batallas y ha tenido una vida feliz con Anna y Luis, que la han cuidado como una reina, como se merecía. Superó un par de enfermedades que podrían haber sido mortales para cualquier gato, pero ella pudo. Desgraciadamente, ahora se le sumó una anemia hemolítica, el riñón dijo basta y hemos tenido que eutanasiarla esta mañana.
Hoy es un día gris para nosotros y para sus papis, pero pronto, desde la distancia que nos da el transcurrir del tiempo, recordaremos lo que disfrutaron con ella Anna y Luis, su manera de jugar, cómo dormía con su mami por las noches, cómo se excitaba con la coca-cola (a ver si subo el vídeo para arrancaros una sonrisa), en fin, recordaremos lo preciosa y especial que era.
Es difícil el consuelo en estos momentos, pero el cariño de todos nosotros les ayudará a superarlo.
Gracias por vuestra comprensión, solo el que ha perdido a su mascota puede entenderlo.

8 febrero 2012 at 0:32 1 comentario


Follow salud para perros y gatos on WordPress.com