Archive for julio, 2012

Hasta la vista “Pavarotti”

Obituario. He dejado pasar dos días para ponerme a escribir, no tenía ganas, necesitaba tiempo para distanciarme de la pérdida de León. Ahora me siento con ganas de contaros su historia.
Conocimos a León hace casi 5 años. Era un respetable anciano de 10 primaveras (eso sí, con mucha marcha) y venía cojo por un problema de rodilla que requería cirugía. Por suerte para él, le hicimos el prequirúrgico de protocolo y, aunque su corazón no era un problema, su función renal sí: tenía una insuficiencia renal. Una anestesia hubiera agravado el problema y hubiera acortado su vida. Por supuesto, la cirugía se suspendió y nos centramos en preservar su función renal.
León no era un perro cualquiera, era Pavarotti. Recuerdo la primera vez que Gema le dijo “¿Cómo canta Pavarotti?” Y León contestó, después de colocarse debidamente para tener un mejor fiato” Auuuu, ua, uaa, uauuuu”. Os podéis imaginar las carcajadas de todos y, claro, cada visita suponía un concierto de alto nivel. Él se sabía buen cantante, actuaba, era un artista. De hecho, si veía que la gente no prestaba atención, podía no cantar.
Y la verdad es que ha superado todos los límites imaginables, casi 5 años de “vida extra”, de los cuales 4 han sido de buena calidad, los últimos meses se ha ido apagando poco a poco, dejó de cantar… Todos, su familia y nosotros, estábamos concienciados de que el final se iba acercando y que no íbamos a permitir que lo pasara mal, que sufriera, así que estábamos preparados, o al menos eso creíamos hasta que nos tocó vivirlo.
Enfrentarse a la muerte es una situación a la que todos los seres humanos nos enfrentamos en nuestras vidas, tarde o temprano te toca, sí o sí. Y nos sobrevienen muertes naturales, pero también violentas, accidentales, errores médicos, imprudencias, etc. Nadie está preparado para mirar cara a cara a la muerte, ni a la propia ni a la ajena, pero todos acabamos pasando por el trago con mayor o menor fortuna.
Cruzar esa delgada línea debe ser -para cualquiera- un momento de emoción inigualable, por lo que el entorno debe influir en que el tránsito “al otro lado de la vida” sea más o menos especial, sobre todo cuando hablamos de una eutanasia, cuando debemos decidir que ha llegado el momento.
Por duro que sea para la familia, humana o animal, creo que el que fallece quiere estar rodeado de los suyos, decirles que les quiere -aunque solo sea con la mirada- para saber que está en paz con ellos y con el mundo. Al menos a mí me gustaría que así fuera.
Espero que León se haya quedado en paz y ahora esté cantando en el cielo igual que lo hacía en la tierra.
Te queremos León, no te olvidaremos nunca.
Hasta la vista, Pavarotti.

Anuncios

28 julio 2012 at 11:18 1 comentario


Follow salud para perros y gatos on WordPress.com